Siguenos en:

Una promesa para cumplir

Los que tenemos vocación matrimonial (porque ciertamente, no todos tenemos el mismo llamado) y hemos sido bendecidos con una pareja a quien nos unimos en matrimonio ante Dios y los hombres, hicimos una promesa ante el altar.  Alguien me pidió en días pasados que hablase de la fidelidad matrimonial, y ésto no es más que la fidelidad a esa promesa.

Anoche finalmente me senté a ver una película recomendada por otra amiga y seguidora de este blog, llamada ‘A Vow to Cherish’ (titulada ‘Una Promesa que Cumplir’, en su traducción al español), con Barbara Babcock, Ken Howard y Ossie Davis.  Como en otras ocasiones les digo….’qué película!’.  De esas que remueven y renovan.  De esas que te atrapan la mente, el corazón y el alma y te dejan limpieciiiiiiiiiita. Gracias amiga por recomendarla.  Aquí les dejo el link a Amazon para los que quieran adquirirla.

Esta película obviamente nos habla de la promesa matrimonial y nos presenta una pareja amorosa y una familia que tiene a Dios en sus vidas y trata de vivir según sus preceptos.  Problemas de salud de la esposa van haciendo insostenible la vida hasta ahora por ellos conocida … situación esta que se presenta tantas veces y en tantos matrimonios por diferentes razones:  salud, estrechez económica, falta de aprecio y admiración al otro, falta de comunicación, maltratos, participación indebida de las familias políticas, relaciones extramatrimoniales, etc. Lo cierto es que la vida en pareja atraviesa por momentos de miel y momentos de hiel, y es en esos momentos agrios y amargos donde muchas veces con sobrada facilidad se quiere tirar la toalla, olvidando la magnitud de nuestra promesa.

No, no es fácil…y nadie dijo que lo sería.  Pero el amor maduro está amasado de momentos duros.  Los matrimonios que logran llegar juntos a la ancianidad han superado muuuuuuchos momentos amargos. Y el Señor, quien nos acompañó cuando hicimos esa promesa nos dice:   ‘Continúa, mientras Yo te dé las fuerzas’.

Cuando nuestro matrimonio atraviese por momentos difíciles, sigamos el ejemplo de John Brighton (Bob Howard) en la película  y digamos:  ‘Señor, perdóname por tratar de hacer esto solo.  Te necesito Señor, ahora más que nunca.’

Ojalá que cuando nuestros hijos estén pensando en matrimonio, puedan ver en nosotros un ejemplo a seguir y puedan a su vez construir matrimonios fieles a la promesa.  Que puedan decirnos, al igual que Kyle, el hijo de John:  ‘Hemos aprendido más del matrimonio viéndolos a tí y mamá, que lo que pudieras poner en palabras’.

Es mi deseo que, si estás casad@, hoy mismo puedas acercarte a tu pareja y decirle:

Amor, sé que ha pasado mucho tiempo, pero tengo algo que recordarte:

Yo ________ te tomo a tí ________ para ser mi espos@, para tener y sostener, para honorar y valorar, para estar contigo en las penas y alegrías, en la salud y la enfermedad, para amarte y quererte siempre.  Te prometo esto desde mi corazón, con mi alma, hasta que la muerte nos separe.  Esta es mi promesa a tí.

Pidamos al Señor su compañía en nuestra relación y sus fuerzas para juntos cumplir esta promesa de amor y renovarla cada día.

Si te gusta el artículo, por favor déjanos un comentario o suscríbete al RSS feed para futuros artículos.
Tags: , ,

3 Respuestas

  1. Loly Torrón says:

    Ginia
    Realmente muchas veces nos creemos que el matrimonio es todo color de rosa (y que no necesita ningún esfuerzo)como lo pintan en los cuentos de hadas, pero la única realidad es que es una respuesta voluntaria y por amor a esa vocación que Dios puso en nuestros corazones y que sellamos frente al Altar con esa promesa maravillosa de amor eterno que hacemos a nuestra pareja el día de nuestro Matrimonio. La clave está en descubrir que si nos mantenemos fieles a esa promesa cada día, sin importar lo que la vida nos presente, sí podemos verlo todo color de rosa y hacer feliz para siempre a la persona que escogimos para acompañarnos a cumplir esa vocación y esa promesa.

  2. Ginia Ginia says:

    Así mismo Loly. El amor, más que un sentimiento con todo y fuegos artificiales, es una decisión que tomamos día a día. Lamentablemente, nuestra sociedad y los medios nos pintan un cuento de hadas que no es nada real, con el agravante de que nos motivan a tirar la toalla por cualquier tontería, siendo de esta forma infieles a la promesa que un día hicimos.

  3. Joan says:

    Querida: Ginia

    En la vida hay muchas cosas maravillosas y una de ellas es el amor, cuando se ama sinceramente ,esa persona esta entregsndo su corazon y su alma… cuando la pareja se propone estar con esa persona que l@ hace feliz, muchas veces al pasar el tiempo el amor se desvanece un poco , o simplemente se olvidan de su promesa que una vez ellos hicieron…Pero ellos lo que tienen que hacer es pensar en aquellos dias como cuando se conocieron , y acordarse de aquel dia en que ellos decidieron unirse los dos para despues ser uno… CONSEJO:Si en su relacion siendo casados o siendo solo un noviazgo estan pasando por algo parecido… recuerden que somos personas,y que cada quien tiene sentimientos….Y siempre luchen por el amor.

Responder

|