Don Bien y don Mal se pelean

Si hay algo de lo que estoy segura es de lo siguiente….y perdonen el lenguaje pseudo-matemático.  Es como un teorema…o tal vez un corolario:

1.- Si creo que existe el BIEN (no importa el nombre que le pongamos)
2.- Necesariamente debo creer que existe el MAL (sigue sin importar el nombre que utilicemos para identificarle).

Pues les cuento que don Bien y don Mal…..no se entienden.  Esos dos echan el pleito a diario…saben por qué?

El motivo del pleito somos nosotros mismos y nuestras acciones, nuestras actitudes, nuestra forma de vivir la vida. Vivimos nuestras vidas apegados (o tratando de apegarnos) a lo que entendemos es el Bien… pero si dejamos una rendijita abierta, por ahí entra el mal a impedirnos hacer lo nuestro. 

Y nunca es más evidente esta realidad que cuando tenemos el firme propósito de embarcarnos en un cambio radical en nuestras vidas… de cualquier tipo.  Pienso por ejemplo en la cantidad de veces que me propongo seriamente modificar mis hábitos alimenticios e iniciar un programa de alimentación y ejercicios que me permita sentirme más saludable y con más energía.  Jaja…..desde el momento que lo decido alguien llama para invitarnos a una cena o a alguna actividad donde la comida nada-saludable abunda.

Cuando me propongo iniciar algún proyecto de bien social….luego mil excusas se interponen y lo impiden.

Así puedo seguir buscando ejemplos.  Seguro ustedes tendrán muchos tambien.  Qué es lo importante de esto:  es saber que la rendija hay que cerrarla!  Nuestra firme decisión de hacerle frente a esos  ‘inconvenientes’ es lo que nos permitirá plantarnos firmemente del lado del Bien y lograr nuestros propósitos.   No son ‘inconvenientes’ nada….son obstáculos que nos pone don Mal para dificultarnos mantenernos del lado del Sr. Bien. Esos dos tienen una batalla campal desde siempre.  Y se pelean por nosotros. A don Mal le molesta cuando alguien quiere irse al lado de don Bien.  Es por eso que cuando le dices a tu hijito que vas a llegar temprano a casa para ayudarle con la tarea y compartir un rato juntos, en la oficina se daña la computadora, te llaman a una reunión ‘urgente’ o algo sucede que impide que salgas a tiempo.  Es por eso que cuando te propusiste participar en aquel retiro con tu pareja, o en aquella actividad de la iglesia, o en aquel curso de padres … algo se presentó en la oficina o en la casa que dificultó la salida. 

La pregunta es: logramos identificar las intromisiones del mal en nuestros propósitos de hacer el bien?  Porque si estamos atentos realmente podemos impedirle que logre sus propósitos.  Cuando la computadora se dañó, ciertamente pudiste haber dejado para el día siguiente terminar el trabajo pendiente, si hubieses dado prioridad a lo que prioridad tiene.  Cuando se presentó esa salida ‘inesperada’ donde ‘se va a lograr cerrar una venta’ bien pudiste buscarle la vuelta para no cancelarle a tu pareja….hiciste el intento?  Se lo dejaste saber?

El mal sólo necesita una rendija para entrar a nuestro hogar…y cuando le damos chance nos coge confianza.  De pronto ya no es sólo que estamos llegando cada vez más tarde a casa, sino que en la oficina los compañeros que se fueron tarde me invitaron a tomar un trago y de repente se convierte en uso y costumbre que los viernes son sociales con los panas del trabajo….porque además ‘yo me lo merezco’ con tanto que trabajo.  Y la verdad que despues de un largo día de trabajo, para qué llegar temprano a casa si es tan aburrido oír las quejas de todo el mundo para quienes no soy suficiente y por más que hago no logro dejarles complacido?  Realmente es mejor y más divertido irme con los panas a tomarme un par de cervecitas y así llego cuando los muchachos ya estén en la cama….aunque no me voy dando cuenta que de a poquito comienzo a depender del diario traguito.  Y lamentablemente hay en esto un efecto dominó….cuando empieza por caerse una ficha siguen por ahí cayendo otras: de repente tu matrimonio anda mal, tu relación con tus hijos anda mal, no descansas y tu salud comienza a estar mal, tu rendimiento en el trabajo se afecta y tu situación de trabajo va mal….en fin.  Le dimos un chance al mal. Le dejamos abierta una rendija….y por ahí entró…se hizo cargo de nuestras vidas.

Pero…qué bueno que ya alguien ganó para nosotros esta batalla!  Si estamos del lado del Bien, mantengámosnos atentos a las jugarretas del mal.  Créanme…las hará.  Don Mal no se queda tranquilo cuando uno de nosotros opta por cruzarse al equipo de Don Bien. Estemos atentos, vigilantes y firmes en el propósito de entregar nuestra vida y nuestros objetivos personales, familiares y profesionales a Don Bien, sin permitirle a don Mal ni un sólo paso de entrada.

7 Replies to “Don Bien y don Mal se pelean”

  1. En la vida hay que estar claros , ser pasientes , tolerantes y atentos a lo que nos rodea . Aceptemos las cosas malas con humildad y DIOS sabra como guiarnos por el camino del bien . Vivir no es nada facil , ni nada es regalado , pero de lo que si estoy seguro es que DIOS siempre esta de nuestro lado . Gracias DIOS por este nuevo dia …….

  2. DOÑA GINIA, QUE ALEGRIA PODER NUTRIRNOS CON SUS ENSEÑANZAS.
    QUE DIOS Y LA SANTISIMA VIRGEN LE SIGAN BENDICIENDO Y ACOMPAÑANDO JUNTO CON SU ESPOSO Y DEMÁS SERES QUERIDOS.
    MUY BELLO SU TEMA: DON BIEN Y DON MAL, TAN FAMOSOS. PERO LASTIMOSMENTE TAN IGNORADOS. Y PENSAR QUE YA DESDE, RECIEN EMPEZADA LA CREACIÓN EMPEZO ESA DISPUTA. PERO ALEGREMONOS QUE GRACIAS A DIOS, SÍ QUEREMOS Y NOS PREOCUPAMOS POR EL VALOR INCONMENSURABLE DE LA VIDA, PODREMOS VENCER SIEMPRE A DON MAL, SIENDO BUENOS COMPAÑEROS DE DON BIEN, . !ESO SÍ, MUY ATENTOS! CON CADA UNA DE NUESTRAS ACCIONES, PARA NO CAER EN LAS TENTACIONES DE DON MAL. NO OLVIDEMOS QUE DON BIEN, SIEMPRE PREVALECERA SOBRE DON MAL. LUIS E HILDA – VENEZUELA

  3. Excelente…! edificante este articulo, permite concientizar como se filtra el mal o yo los he llamado atormentadores de la mente, que te entretienen y alejan del plan perfecto que Dios diseño para cada uno de nosotros..!

  4. Muy buen trabajo, plasma muy bien las brechas que nosotros mismos dejamos abiertas, a veces inconscientemente para escaparnos de nuestras responsabilidades.

  5. Obrar entre el bien y el mal, creanlo lo hacemos!, y como lo pagamos, quizas es una enseñanza, un crecimiento necesario que nos aserca a jesus…

  6. Que bonito mensaje… pero es la realidad, que no dejar esa rendija abierta para que lo que deseemos hacer por nuestro bien y el de nuestra familia se haga como lo hemos deseamos y no se trastorne… somos muchas veces culpables por dejar esa rendija abierta a don mal… debemos darle mas fuerza a don bien para que estemos satisfechos de lo queremos hacer y lograrlo…

  7. muy buena reflexión. Muy útil en estos días. Les comento que increíblemente justo antes de abrir este blog, leí un mail en el cual Albert Einstein daba la explicación de que así como la oscuridad no existe porque lo que realmente es, es la falta de luz, así el mal no existe sino que es: la falta de Dios en nuestras vidas!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *