Familia sin crisis

En los diversos círculos en los que nos desenvolvemos surge con frecuencia el tema de lo difícil que es ser familia hoy en día, ser pareja, ser padres.  El tema por lo general nos lleva a la socorrida frase de que la sociedad, y en especial la familia,  está en crisis.  En estas conversaciones, normalmente entre parejas amigas con hijos en edades similares a los nuestros, en ocasiones parejas que nos acompañan en la celebración de las convivencias de familia en que trabajamos, con notable frecuencia se define como uno de los factores principales de esta dificultad de ser familia hoy en día, el hecho de que otras familias con las que compartimos y comparten nuestros hijos caminan ‘ del otro lado de la calle ‘ y a veces incluso ‘ en dirección contraria’.  A diferencia de otras generaciones, incluída la nuestra, los padres conocían a los padres de los amigos de los muchachos y tenían con ellos una relación de amistad con vida propia, independiente de la relación de los hijos.  Esto incluía vecinos, familiares, amigos, padres del colegio, etc.  Esto permitía que los padres de nuestros amigos fueran co-partícipes de nuestra formación y dolientes nuestros.  Compartíamos principios y valores comunes y era mucho más fácil lograr instituír y hacer respetar estos valores porque todos de algún modo caminábamos ‘ del mismo lado de la calle’.  Hoy en día, viviendo en la tal ‘aldea global’, muchísimas veces ni sabemos quienes son los padres de los amigos….a veces ni sabemos quiénes son los amigos!

Pero volviendo al tema de la familia en crisis… si bien es un término con el que en general todos estamos de acuerdo, no es menos cierto que cuando hablamos de nuestra familia en particular, difícilmente reconozcamos que en la propia exista algún nivel de crisis.  Aparece en la edición del periódico El Caribe fechado 9 de mayo del 2009, un artículo firmado por Monseñor Ramón De La Rosa y Carpio, Arzobispo de Santiago, República Dominicana, titulado ‘Familia Sin Crisis‘.  En este artículo el autor enumera 12 características que identifica en las familias sin crisis que conoce.  Viniendo de una voz autorizada en el tema, comparto aquí con ustedes estas características porque, la única forma de iniciar un proceso de solución a un problema es primeramente reconociendo que el mismo existe.   Hagamos pues, a la luz de estas cualidades, un auto-examen de nuestro principal proyecto de vida – nuestra familia – e identifiquemos si en algún nivel hay puntos donde pudiéramos mejorar.

  1. En una familia sin crisis, los miembros consideran la familia como una misión, una tarea a realizar…..un proyecto de vida.
  2. Consideran la meta de levantar una familia como la principal, más importante y prioritaria misión y tarea de sus vidas.
  3. Son parejas que mantienen el valor de la fidelidad en el matrimonio, tanto hombre como mujer.  La consideran una relación sagrada e intocable.  No se engendran hijos paralelos.
  4. Desde el punto de vista económico, sostienen a sus familias y educan a sus hijos con el sudor de su trabajo.  Tienen lo necesario para vivir.  Mantienen el trabajo y la unidad de la familia, como valores a los que no se pueden renunciar y no se pueden separar en detrimento de uno o de otro.
  5. No han caído en la corrupción del dinero ni en la ambición del poder ni se han aprovechado de posibles ventajas económicas, cuando el poder político o empresarial se las ofrecía.  Los padres y madres buscan ser modelos morales de sus hijos, aunque no perfectos, para conservar la autoridad moral ante ellos.
  6. Sentarse juntos en la mesa familiar, aunque no sea siempre, hace parte del rito cotidiano de una familia sin crisis.  Valoran el diálogo y la conversación familiar.
  7. Mantienen un gran sentido de la fiesta, de la recreación, de la diversión, de las celebraciones en familia.
  8. La práctica religiosa y los valores espirituales hacen parte de la vida familiar normal, como un componente incuestionable de una familia sin crisis.
  9. Cuando los niños son pequeños, los llevan con ellos siempre.  Cuando son adolescentes, respetan sus espacios.
  10. Los padres saben siempre dónde están sus hijos, acuerdan con ellos, en los años de la juventud, las horas de salidas y entradas nocturnas y están pendientes de sus regresos.  Valoran la entrega y el sacrificio por los hijos.
  11. No les dejan a los hijos vehículos hasta que no puedan tener licencia para manejar y normalmente no poseen uno propio hasta que ellos mismos lo puedan comprar en parte o totalmente.
  12. Los hijos para recibir ‘ un semanal ‘ han de colaborar en las labores de la casa y, tan pronto sea posible, laboran en la empresa familiar o en otra para empezar a costearse sus propios gastos.  Emplean la racionalidad y dan importancia en la educación a la relación trabajo-dinero.

Repito, estas son características que el autor, una voz autorizada en la materia, identifica en las familias SIN crisis.  Me parece un excelente punto de partida como tarea personal y familiar, analizar cada una de estas características y poner todo nuestro empeño por velar que nuestras familias sean real y efectivamente familias sin crisis.

Bendiciones!

7 Replies to “Familia sin crisis”

  1. Todo el contenido del articulo es la realidad, pero esta situacion es diferente en cada etapa de la vida: En mi caso por ejemplo diriamos que pertenezco a una generacion enterior a la que se dirige el articulo pues mi familia , refiriendo a cuando la forme en los finales del año 69 llegando mi primera hija en el año 71, hoy es una profesional triunfadora y con su hogar formado ya tiene un hijo, al igual que mis otraa dos hijas tambien profesionales y casadas y exitosas con un hijo cada una, todo perfecto gracias a Dios, en cuanto a los dos menores porque a la usanza vieja tuve 5 hijos , un varon y otra niña, son tambien profesionales , ambos estan solteros. Bien y en cuanto a mi se refiere, lo previsto en el numeral tercero no funciono por parte del padre de mis hijos y lo peor fue que esto lo vine a comprobar hace apenas 7 años. Total tod empezo a desmoronarse y cada dia fue peor pues la desilucion fue muy grande, con ello vinieron malquerencias, rencores, manipuelaciones para que yo aceptara los hijos de la otra porque no tenian la culpa, segun mi espóso , yo no puede superar esta situacion y a la fecha luego de casi 40 años de matrimonio todo termino. Creo que fue mejor asi , sin hacernos daño, legalmente, de tal menara que cada uno seguimos el camino que hasta ese momento habiamos transitado juntos, en la buenas y en las malas. Entoces en esta “Crisis de Familia” tardia las heridas son mas dolorosas, hubiese preferido que todo hubiera sucedido 22 años antes, asi el habria seguido su vida con la persona que amaba y yo habria tenido aun tiempo de rehacer la mia y no estaria afectivamente sola. Los hijos cada quien tienen su vida, los casados con sus respectivas parejas e hijos y los solteros con las pespectivas de parejas que tienen. Pero en medio de todo solo tengo que darle gracias a Dios porque nunca me ha dejado, creo que he sido yo quien me habia apartado de él.

  2. Gracias Ana Lucía por enriquecer este espacio con tus comentarios y testimonio. Tal como dices, Dios te ha dado la dicha de criar tus hijos y verlos convertirse en adultos independientes y hoy con sus propias familias.

    Tendemos a referirnos a ‘Familia en Crisis’ hablando de la institución familiar como tal, no a una familia en específico. En este sentido, tengo que corroborar con Monseñor y admitir que cada día más la familia es diferente a la institución tal cual fue concebida: padre y madre junto a sus hijos, evolucionando juntos, sobre las bases de un matrimonio estable que permanece en el tiempo ‘hasta que la muerte los separe’. Esta realidad es cada vez más escasa. Al referirnos a ‘crisis’ entiendo que justamente lo que estamos reconociendo es que la familia según esta descripción (que es mía) es cada vez menos frecuente, lamentablemente, aunque estoy muy segura que no es así por intención a priori de quienes inician la familia (los esposos). Creo que nos casamos e iniciamos un proyecto familiar con miras a que sea una unión para siempre y ver a nuestros hijos crecer hasta ellos a su vez conformar sus propios hogares mientras nosotros seguimos juntos hacia una vejez en unidad. La crisis de la institución familiar es el desvío de este objetivo…el impedimento de lograrlo. Indiscutiblemente que hay un montón de causas, entiendo que con una base muy fuerte en la inversión de valores. Esto no quiere decir que los hijos frutos de esta familia no serán capaces de formar unidades familiares estables y perdurables. Tampoco quiere decir que una familia que no tenga las características mencionadas no sea una familia. Pero corroboro que, al igual que Monseñor, en las familias sin crisis que conozco, estas características están presentes.

    Bendiciones!

  3. Gracias por este hermoso artículo… sólo una pequeña diferencia, en la familia sin crisis, reproduces, “La práctica religiosa y los valores espirituales hacen parte de la vida familiar normal, como un componente incuestionable de una familia sin crisis”. Voy más lejos: en una familia sin crisis Jesús, el Señor, es el centro, es roca firme en la que se sustentan los valores, las conductas, el amor…

  4. SEÑORA GINIA, DIOS LA BENDIGA, BELLISIMO ARTICULO, TEMA DE VITAL IMPORTANCIA.
    CON MI ESPOSA Y LA GRACIA DE DIOS, TUVIMOS TRES HIJOS. HOY DE 36,42 Y 43: CASADOS, TRES NIETAS Y UN NIETO.
    Y HOY MAS QUE NUNCA, ESTAMOS CONCIENTES DEL VALOR DE LA VIDA, DE LA FORMACION: INTELECTAL, MORAL Y RELIGIOSA. PERO BASICO EL ACOMPAÑAMIENTO TESTIMONIAL DE LOS PADRES.
    NO PODEMOS OLVIDAR LA NECESIDAD DE COMPARTIR EL TIEMPO LIBRE CON ELLOS Y ENSEÑARLES A VALORAR, RESPETAR Y OEDECER LAS COSAS EN EL SENTIDO PLENO DE LA PALABRA. DE LO CONTRARIO NOS TOCA AFRONTAR HOY DIA, EL CALVARIO DEL: IRRESPETO, DESINFORMACION, MALTRATO, RIESGO DE ENFERMEDADES, VICIOS. ES DECIR, QUE LA FALTA DE VALORES Y BUENAS COSTUMBRES, PUEDE HACER PREZA DE NUESTROS HIJOS Y PERMITE QUE VAYAN POR LA VIDA, COMO BARCA SIN TIMON. SOLO LA GRACIA DE DIOS, EN SU INFINITA MISERIORDIA E, INIGUALABE AMOR, LOS PODRA LLEVAR DE LA MANO A LA META INEFALIBLE DEL ENCUENTRO CON ÉL. NUESTRO AMIGO, O EL QUE NUNCA FALLA.

  5. GINIA ,DIOS LA BENDICE

    Necesitamos muchos seres de luz como usted en todo el planeta.

    Me merece mucho respeto y admiracion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *