La Historia de San Pedro es la historia de cada uno de nosotros.

En Vida de Santos -

La Iglesia recuerda a San Pedro junto con San Pablo el día 29 de junio.  Los dos grandes apóstoles de la Iglesia. Viendo un material publicado por IMP AB bajo el nombre ‘Ordinary People, Extraordinary Lives’, hoy veo a San Pedro desde una óptica diferente y reconozco que su vida y su historia es en cierto modo la de cada uno de nosotros. El material que presento a continuación es prácticamente una traducción literal, con muy ligeras variaciones.

PEDRO – LA ROCA

San Pedro, considerado el primer Obispo de Roma, nos enseña sobre ser líderes…la misión encargada a él por el mismo Jesús.

Pedro nació en Galilea y se sabe muy poco de su vida.  Sabemos que fue pescador, probablemente nacido en la villa de Betsaida o Cafarnaún, y que su nombre original era Simón.

Al principio de su ministerio, Cristo caminaba por la costa del Mar de Galilea cuando llamó a Pedro y su hermano Andrés: ‘Vengan y los haré pescadores de hombres’, como nos dice Mateo (MT 4:19).  Ellos inmediatamente dejaron sus redes y le siguieron.  Durante los años que siguieron a Jesús, Pedro fue testigo de muchos milagros, incluyendo la curación de su propia suegra.

A pesar de ser testigo de primera fila, la Palabra nos muestra a Pedro cayendo varias veces en su Fe.  Por ejemplo, mientras Jesús caminó sobre las aguas, le pidió a Pedro que viniera hacia Él caminando sobre las aguas.  Pedro inició con confianza, pero de repente entró en miedo y empezó a hundirse.  Como era frecuente en él, quería creer, pero su miedo era mayor que su Fe.

Pedro también cometió errores y se puede decir humanamente que defraudó a Jesus en más de una ocasión. Cuando Jesús le pidió que permaneciera despierto mientras rezaba en Getsemaní, Pedro, al igual que los demás apóstoles, se quedó dormido.  Cuando Jesús quiso lavarles los pies para enseñarles sobre el servicio entregado y desinteresado a los hermanos, Pedro fue el primero en ripostar y decirle que no lo permitiría. Como predijo Jesús, Pedro incluso llegó a negar tres veces que conoció a Jesús.  Cuando cayó en cuenta de su falta, se llenó de remordimientos y decidió cambiar.

Pedro el Líder

Nos recuerda el material de ‘Ordinary People, Extraordinary Lives’ que después de la Resurrección, Cristo se apareció a Pedro y le dejó la grandísima responsabilidad de seguir Su trabajo en la tierra.  Pedro tomó el reto del liderazgo con la resolución que viene de saber que nunca estaría solo.  Predicó en Asia Menor, Antioquía (donde fue por vez primera proclamado como obispo) y, finalmente en Roma, donde con frecuencia entró en conflicto con las autoridades. Primer Pontífice, fue martirizado durante el reinado de Nerón, pero sentó las bases del Papado hasta nuestros días.

SIGUIENDO SUS PASOS

La historia de Pedro nos enseña que nuestra vida y crecimiento espiritual  se trata de fallar e intentar de nuevo;  de que la Fe se sobreponga al temor; y de saber que ser líder no requiere perfección. 

Todos queremos creer, queremos ser mejores,  pero nos resulta difícil apartar las preocupaciones del día a día y tener una Fe total en el amor de Dios por nosotros.  De esta forma, a veces caemos y defraudamos a aquellos que más nos aman.  Podemos tomar el ejemplo de PEDRO y decidir ser mejores la próxima vez, sabiendo que el Señor SIEMPRE perdona nuestros errores y caídas.  Como Pedro, que se sobrepuso a sus dudas y lideró el camino para que el mundo siguiera tras las huellas de Cristo, podemos conquistar nuestros temores y convertirnos tambien en líderes.

La próxima vez que un amigo, colega o familiar nos defraude con falta de soporte o sustento en nuestros proyectos, intentemos el perdón antes que la ira.  Cuando sepas que has cometido un error, reflexiona sobre las opciones que elegiste y el camino que seguiste:  fue el miedo, la falta de entendimiento, la pereza ….y decide hacerlo mejor la próxima vez.

ORACION

Padre de Gracia, por cuya mano Tu siervo Simón Pedro fue rescatado de la cárcel y muerte segura:  concédenos, en todos los cambios y oportunidades de nuestra vida mortal, la gracia de no temer a nada sino a perderte a Ti, de prodigar todo nuestro cuidado y atención a Ti que cuidas de nosotros con tanto amor.  Frente a la desgracia, ayúdanos a evitarla si podemos y a soportarla si debemos, sabiendo que caminamos junto a EL, quien soportó todo por nosotros, Tu Hijo, nuestro Salvador Cristo Jesús, quien vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Si te gusta el artículo, por favor déjanos un comentario o suscríbete al RSS feed para futuros artículos.

2 Respuestas

  1. Buenos dias, Senora Ginia. Dios siga Bediciendole, dandole mucha Sabiduria, Dicernimiento, mucha Salud y alegria, para que con la Gracia de Dios y sus Dones, podamos tener tan interesantes Articulos de tan rico Contenido: Intelectual, Moral, Espiritual, Historico,Amenas Lecturas, que fortalecen en sta Epoca de Globalizacion, etc. Para mi humilde entendimiento, Hoy mas que nuna necesitamos rientar a las nuevas generaciones que deben enfrentar el embate de las ferzas contrarias al Amor, el Compartir, y en especial, !EL PERDON! !DIOS BENDIGA Y GUIE SIEMPRE A NUESTRA JUVENTUD! Luis e Hilda, desde Carolina del Nore. SHALOM

  2. Un cordial saludo. Dios le bendiga y siga fotaleciendole en Sabiduria,Salud y Alegria, para que no, nos falten estos, tan sabios comentarios, oraciones y ensenanzas, acordes con nuestra fe Catolica. Necesitamos como Pedro, seguir reconociendo nuestros errores y aceptando los de los demas. Aprendiendo a perdonar. Como padres de Familia, tenemos que dar testimonio de la verdad y el perdon… De lo contrario con que caracter podremos exijir un recto comportamiento de nuestros Hijos, alumnos y companeros en general. !No nos conformemos con lo bueno… Exijamos la excelencia! !Querer es poder! !Con Dios todo, sin El nada! Que el Espiritu Santo, que todo lo Contiene, nos conforte y fortalezca nuestra fe. De lo contrario nos hundimos… Luis e Hilda. Shalom

Responder