“Las Floristas” plenivivientes

En Mujer, Vida -

He tenido la dicha y grandísima bendición de recibir un encargo para pintar un cuadro. Es el cuadro más grande que he pintado hasta ahora.  Se trata de un tríptico. Son tres lienzos de 30″ x 40″, lo que convierte la obra en una de 91″ x 40″… Sí, tres veces más grande que lo más  grande que he pintado hasta ahora!

Lo maravilloso de este encargo es que la cliente es mujer y que me dió total y absoluta libertad de tema y técnica.  Sólo me pidió que conociese el local de lo que sería la más grande firma de abogados dirigida exclusivamente por mujeres en mi país.  Sólo quiere algo pintado por mí en la pared del lobby de su nueva oficina.  (Ya les dije cuán emocionada estoy? Wao!)

En primera instancia, siento la necesidad de felicitar a mi cliente. En grande!!!  Un fuerte aplauso a la profesional dominicana que se ha dejado llevar por sus sueños e intuición, que ha asumido grandes retos, que ha desafiado el ‘status quo’ y ha transcendido barreras. Vale la pena indicar que mi cliente es además  esposa, madre de muchísimos (6!) y abuela.  Y que conste, que estoy consciente por vivencias propias, que es una esposa, madre y abuela sumamente entregada a sus roles.

Bueno…vamos al cuadro.  La llamada me tomó por sorpresa: “quisiera que vengas a conocer el local nuevo de mi oficina y ver si te inspiras.  Quisiera un tríptico en el lobby hecho por tí.”   Ya se imaginan que el corazón se me aceleró… por poco llamo al 911!

Una vez allí, me enseñó el local, la pared en particular donde estaría exhibida la obra… y me dejó saber que cualquier cosa que yo le hiciese sería expuesta en esa pared. Total y absoluta libertad! Y no es ese el sueño de cualquier artista?  Primero es que al solicitar la obra me deja saber que le ha gustado lo que hasta ahora he realizado. Segundo, que tanto le ha gustado que tiene plena confianza en que cualquier obra será igualmente satisfactoria. Otra vez: Wao! ….ya les dije que me siento sumamente agradecida, bendecida y honrada con este encargo?  Porque si no lo he dicho, este es el momento ideal para decirlo!!!

Como mujer que le gusta compartir el camino de la vida, estaba segura de inmediato de que me encontraba frente a una maravillosa oportunidad, no sólo para compartir mi camino artístico, sino también mi camino como mujer, mi camino como profesional, mi camino en existencia.

Les cuento que me encontraba en ese entonces viviendo una especie de pre-curso.  Inmersa en las maravillas de la pintura intuitiva, me había inscrito unos días antes en un curso con una de las principales exponentes de la técnica en Estados Unidos. Una mujer maravillosa que desde ya me ha impactado grandemente a través de su libro, videos y lecciones.  En esos días, estaba recibiendo por todo un mes una serie de guías, consejos, lineamientos, etc, para incentivar la creatividad.  El consejo de ese día en que recibí la llamada  y el encargo fue como una premonición:  ‘Embrace the mistery!’ (Acoge el misterio, lo desconocido!).  Con lo emocionada y un poco asustada ante la envergadura del reto, leer las indicaciones de este consejo fueron definitivamente como una premonición de lo que sería el desarrollo de esta obra, sobre todo en términos de confianza en el resultado final.

Y tengo que decir que, aunque ha habido momentos de frustración en el proceso, estoy feliz!!!

Al mismo tiempo, me encuentro leyendo un libro recomendado por la misma profesora/artista del curso. Este libro es  ‘Dare Greatly’ (Atrévete en Grande) .  Allí aprendí, y me quedó grabado, el grupo de características que la autora, Brenée Brown,  ha definido como propias de las personas que logran vivir a plenitud (wholeheartedly).  Yo las llamo, personas ‘plenivivientes’.

Hoy el cuadro está casi listo.  Casi … en mi proceso artístico ( y no estoy segura sea igual para todos los artistas) pasa con cierta frecuencia que a última hora hago cambios radicales en la obra.  Es más, para evitar cambios muy dramáticos, hoy me puse en contacto con mi cliente para hacerle saber que está casi lista y tengo fecha/hora de mostrar la obra.  Eso me obliga a hacer un compomiso conmigo misma y con el lienzo!

Si les comento que ESTOY FELIZ pudiera quedarme corta.   Muy corta!…. Pero eso ya se los dije, verdad?

La obra lleva por nombre ‘Las Floristas’.  Al igual que yo (y creo firmemente que igual que mi cliente), estas mujeres están felices realizando su labor de día a día.  Lo hacen en la absoluta seguridad de la diferencia que hacen en la vida de las personas a quienes sirven.  Son mujeres ‘Plenivivientes’….es decir, viven la vida plenamente (‘wholeheartedly’…..ya les dije que el término me lo inventé?).  Mis ‘Floristas’ están totalmente satisfechas de su labor. Son auténticas!  No le dan mucha mente al  ‘qué dirán?’  y siguen sus instintos y sus principios en todo momento.  ‘Las Floristas’ están seguras de que hacen la diferencia en la vida de sus clientes y proyectan la paz y felicidad que ellos necesitan. Están conscientes de que las personas que pasan frente a ellas, al igual que sucede con las personas que visitan una oficina de abogados, tienen algún tipo de problema o buscan anticiparse a tenerlos, y ellas saben que su actitud, su proceder, puede sin lugar a dudas dejarles a esos clientes la tranquilidad y seguridad de que ‘todo estará bien’.  Por eso proyectan una imagen de alegría y paz interior, de equilibrio, que provoca incluso algo de envidia de quienes las conocen.  Ellas están simple y llanamente felices con su labor, la realizan en amor y total confianza, y están convencidas de que siempre todo obra para bien.

‘Las Floristas’ son mujeres pujantes que cultivan la autenticidad.  Son mujeres que se esfuerzan por identificar las bendiciones de cada día y que las agradecen como el regalo perfecto para su momento en la vida.  Son mujeres resilientes, confiadas. Saben que, luego de dar su 100%, necesariamente TODO estará bien.  Con la Gracia de Dios y poniendo al servicio de los demás los dones que les han sido regalados TODO estará bien.  Reinará la paz y la armonía.

‘Las Floristas’ nos animan a nunca dejar de soñar, a reir, a vivir en alegría y paz, a aspirar alto, a atrevernos en grande, a seguir nuestros sueños!

Confieso que quisiera ser (y con frecuencia me siento ser) una de mis ‘Floristas’!

Bendiciones!

 

 

Si te gusta el artículo, por favor déjanos un comentario o suscríbete al RSS feed para futuros artículos.

Responder