Papa Francisco a los sintecho: ustedes me recuerdan el rostro de San José

En Actividades, Vida -

En otro discurso maravilloso, lleno de humildad e inclusión, de un abrazo fratenal en forma de palabras, el Papa Francisco se dirigió hoy a los sintecho en la Iglesia de San Patricio, en Washington, DC.  Minutos después de su presentación ante el Congreso, el Papa fue a acompañar y a hacerse acompañar de aquellos a quienes le gusta tener cerca :  los más pobres y desamparados, los de la periferia, aquellos a los que nos llama a todos a acercarnos. En este caso, a los sintecho, los ‘homeless’ de la capital política más poderosa del mundo, los desamparados de Washington.  En unas palabras llenas de esperanza, de identidad con el que sufre, Francisco expresó que Jesús también eligió venir al mundo sin un hogar.

Como es su costumbre, el Papa inició sus palabras agradeciendo a los presentes su esfuerzo para hacer posible el encuentro.  Esa manera tan humilde y peculiar de hacer sentir al otro importante y relevante, dando a entender que el encuentro se da por el sacrificio de los otros y en beneficio de él.  Cuán atinadas sus palabras al decirles que sus rostros le recuerdan a San José, quien en varias ocasiones tuvo que enfrentar situaciones de mucha dificultad.  En particular, hizo alusión al momento en que San José buscó alojamiento para él y su esposa, María, ya apunto de dar a luz.  Les recordó cómo Jesús vino al mundo “sin un techo, sin casa, sin alojamiento”.  Cómo José debe haberse cuestionado ‘por qué’ de una situación tan injusta.  Porqué tantas vicisitudes? Preguntas que muy seguramente se hacen continuamente personas que padecen pobreza extrema, que deambulan las calles de las ciudades del mundo, sin un techo, un lugar donde dormir, donde guarecerse, donde descansar…un lugar que puedan llamar propio.

Por igual Francisco les recordó que José, si bien se hacía esas preguntas, también era un hombre de gran FE.  Fe que le sostuvo en los momentos más difíciles.  Fe que arrojó luz en los momentos de mayor oscuridad.

El Papa nos ha llamado a todos a preguntarnos el por qué de los sintecho, por qué de tantas dificultades.  Preguntas que debemos hacernos siempre, mientras existan injusticias.  Y el Santo Padre ha subrayado que ante situaciones injustas, dolorosas, “la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad”.

“No hay ningún tipo de justificación social, moral o del tipo que fuese para aceptar la falta de alojamiento. Son situaciones injustas, pero sabemos que Dios está sufriéndolas con nosotros, está viviéndolas a nuestro lado. No nos deja solos. Y es que el Hijo de Dios entró en este mundo como uno que no tiene casa.”

Sin dudas el momento en que todo el mensaje se convirtió en total unidad, fue en el llamado a la oración:  “La oración nos une, nos hermana, nos abre el corazón y nos recuerda una verdad hermosa que a veces olvidamos”.  El Papa Francisco nos recuerda que en la oración, no hay ricos y pobres, hay hijos y hermanos. En la oración no hay personas de primera o de segunda, hay fraternidad.

Aquí te dejo el enlace si quieres leer el discurso completo del Papa Francisco a los sintecho en la Parroquia de San Patricio.

Si te gusta el artículo, por favor déjanos un comentario o suscríbete al RSS feed para futuros artículos.

Responder