Atrévete a soñar!

Atrévete a soñar

Hoy me encontré con una nota que tenía en mi computadora desde hace un tiempo. La verdad no sé cuánto. El nombre que tiene es ‘Atrévete a Soñar’ y no tenía la menor idea de dónde la saqué, pero por las letras, intuí que era la transcripción de un video que había visto hace un tiempo.  Siguiendo esa pista lo encontré en youtube….y como es un mensaje con el que me identifico plenamente, lo hago mío.    Continue reading “Atrévete a soñar!”

Lo único sobre lo que tienes control en la vida

En estos días ha caído en mis manos tanto material de lectura interesante, que no he logrado centrarme en uno solo!  Entre ellos, un libro que me obsequió una hermana querida que me regaló la vida (y el amor).  Es un libro titulado “Stick a Geranium in your Hat and Be Happy!“, de la escritora Barbara Johnson.  Tiene como coletilla “Pain is inevitable, but misery is optional” (El dolor es inevitable, pero ser miserable es opcional).  Es el tipo de libro que te presenta un enfoque testimonial de la vida, desde la perspectiva de alguien que , teniendo las situaciones y problemas que en mayor o menor medida tenemos todos, ha decidido vivir desde la alegría y con una actitud mental de felicidad.

Y tiene toda la razón la Sra. Johnson cuando dice que lo único que realmente podemos controlar en la vida es nuestra propia actitud mental.  Eso me hizo recordar una charla de Victor Kuppers que me fascinó, en el contexto de TEDx en Andorra hace un tiempo.  En escencia, un mensaje similar:  la actitud que DECIDAMOS tener ante cualquier situación de la vida, es DETERMINANTE y muy probablemente define cualquier resultado que podamos obtener.

Lo admito, ambos autores enfocan el mismo tema con un objetivo diferente. Mientras Kuppers va más al valor de la actitud ante cualquier situación, especialmente en el marco del día a día de la vida – y el trabajo -, Johnson (al menos hasta donde he leído), lo enfoca de cara a los problemas y situaciones de dolor.  Pero al final de cuentas la moraleja es la misma y deberíamos hacerla un credo que repitamos día a día, momento a momento, hasta que lo tengamos grabado en los huesos del pensamiento [ yo y mis juegos de palabras]:  lo único que podemos controlar realmente en la vida es nuestra ACTITUD mental frente a ella.  Y eso, queridos amigos y compañeros de camino, es una DECISIÓN. Cada uno de nosotros tiene la opción de ser miserable ante las jugadas difíciles o tristes de la vida, o plantearse una actitud diferente, positiva.  De este modo, puedes ser tan feliz como decidas ser.

Habrá situaciones en nuestra vida en que sea muy difícil adoptar una actitud positiva…..pero con la Gracia de Dios, siempre es posible.

Aqui les dejo el video de la charla de Victor Kuppers.  Son 20 minutos muy bien invertidos!

Bendiciones!

Tus problemas pueden ser oportunidades

manhattansummer

 

Hola!  Hace un tiempo que no escribo y de repente ya estamos en el 2016!  Este blog inició en el 2008, así que en cualquier momento debería revisar todo el contenido de esos primeros meses y evaluar dónde me encuentro hoy en esos temas.  Sería una aventura intesante, no?  A ver si lo hacemos juntos!

Hoy me he sentido llena de ideas sobre las cuáles conversar.  Tengo deseos de compartir varias informaciones que me han ayudado mucho, me inspiran o, en sentido general, me hacen crecer.

La primera de ellas es sobre un contenido que ofrece a partir de hoy Ismael Cala junto a John Maxwell, en un programa titulado ‘Convirtiendo obstáculos en oportunidades‘.  Hace un rato disfruté de una hora de programa junto a ellos haciendo la presentación del contenido completo y me he quedado con una idea muy interesante….y como mujer de FE, me parece aún más interesante!

El Sr. Maxwell, quien también se declara hombre de fe, dice que hay algo que tienen en común TODOS los milagros.  Es decir, que desde los tiempos bíblicos hasta la fecha, todos los milagros documentados, los que hemos escuchado, aquellos de los que hemos sido testigos y aquellos de los que hemos sido protagonistas (aún cuando tal vez todavía no seamos capaces de reconocerlo), han tenido un factor común.  En todos los casos, ha habido un PROBLEMA.

Uhm…..tiene razón.  Si no hay problema no hay milagro! Cada milagro empieza con un problema.  Así que, si tienes un problema, eres candidato para obtener un milagro!!  Fíjate bien, porque esta perspectiva no es la que has escuchado siempre:  Si tienes un ‘problema’ (y quién no los tiene?), estás a la puerta de un MILAGRO!

Seas una persona de fe o no, creo que estaremos de acuerdo en que cada vez que alguien ha llamado ‘milagro’ a cualquier evento o circunstancia o ‘solución’, ha habido previamente un problema que requería solución.  Sí?  Estamos juntos en esto?

Pues, sea cual sea tu definición de ‘milagro’, sea cual sea tu perspectiva de la procedencia y razón de ser de los milagros, lo importante que debe quedar en este mensaje es lo siguiente:  si tienes un problema, eres candidato para recibir un milagro. Es decir, si tienes un problema, estás en la lotería para encontrar una solución.

Y así es como funcionan las OPORTUNIDADES.  Con un cambio de actitud, de perspectiva.  Con la correcta apreciación de los problemas y los errores como situaciones a solucionar.  En cada problema yace la semilla de una oportunidad.  Desde el punto de vista de una mujer de fe:  en cada problema hay envuelta una bendición.

Sólo hace falta tener la mentalidad adecuada para encontrarla!

La próxima vez que estés meditando sobre tu ‘problema’, cambia el cassette y piensa mejor en ese milagro que está por ocurrir.  En lugar de preguntar ‘por qué’ tienes un problema, ponte manos a la obra en busca de esa oportunidad escondida y pregunta mejor ‘para qué?’.

Otra forma de verlo? Conoces el cuento de ‘la vaquita‘?

Bendiciones!

 

Papa Francisco a los sintecho: ustedes me recuerdan el rostro de San José

En otro discurso maravilloso, lleno de humildad e inclusión, de un abrazo fratenal en forma de palabras, el Papa Francisco se dirigió hoy a los sintecho en la Iglesia de San Patricio, en Washington, DC.  Minutos después de su presentación ante el Congreso, el Papa fue a acompañar y a hacerse acompañar de aquellos a quienes le gusta tener cerca :  los más pobres y desamparados, los de la periferia, aquellos a los que nos llama a todos a acercarnos. En este caso, a los sintecho, los ‘homeless’ de la capital política más poderosa del mundo, los desamparados de Washington.  En unas palabras llenas de esperanza, de identidad con el que sufre, Francisco expresó que Jesús también eligió venir al mundo sin un hogar.

Como es su costumbre, el Papa inició sus palabras agradeciendo a los presentes su esfuerzo para hacer posible el encuentro.  Esa manera tan humilde y peculiar de hacer sentir al otro importante y relevante, dando a entender que el encuentro se da por el sacrificio de los otros y en beneficio de él.  Cuán atinadas sus palabras al decirles que sus rostros le recuerdan a San José, quien en varias ocasiones tuvo que enfrentar situaciones de mucha dificultad.  En particular, hizo alusión al momento en que San José buscó alojamiento para él y su esposa, María, ya apunto de dar a luz.  Les recordó cómo Jesús vino al mundo “sin un techo, sin casa, sin alojamiento”.  Cómo José debe haberse cuestionado ‘por qué’ de una situación tan injusta.  Porqué tantas vicisitudes? Preguntas que muy seguramente se hacen continuamente personas que padecen pobreza extrema, que deambulan las calles de las ciudades del mundo, sin un techo, un lugar donde dormir, donde guarecerse, donde descansar…un lugar que puedan llamar propio.

Por igual Francisco les recordó que José, si bien se hacía esas preguntas, también era un hombre de gran FE.  Fe que le sostuvo en los momentos más difíciles.  Fe que arrojó luz en los momentos de mayor oscuridad.

El Papa nos ha llamado a todos a preguntarnos el por qué de los sintecho, por qué de tantas dificultades.  Preguntas que debemos hacernos siempre, mientras existan injusticias.  Y el Santo Padre ha subrayado que ante situaciones injustas, dolorosas, “la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad”.

“No hay ningún tipo de justificación social, moral o del tipo que fuese para aceptar la falta de alojamiento. Son situaciones injustas, pero sabemos que Dios está sufriéndolas con nosotros, está viviéndolas a nuestro lado. No nos deja solos. Y es que el Hijo de Dios entró en este mundo como uno que no tiene casa.”

Sin dudas el momento en que todo el mensaje se convirtió en total unidad, fue en el llamado a la oración:  “La oración nos une, nos hermana, nos abre el corazón y nos recuerda una verdad hermosa que a veces olvidamos”.  El Papa Francisco nos recuerda que en la oración, no hay ricos y pobres, hay hijos y hermanos. En la oración no hay personas de primera o de segunda, hay fraternidad.

Aquí te dejo el enlace si quieres leer el discurso completo del Papa Francisco a los sintecho en la Parroquia de San Patricio.

El Papa Francisco ante el Congreso de EUA

Indiscutiblemente fuimos testigos de un acontecimiento histórico el día de hoy.  Por vez primera, el líder de la Iglesia Católica y Jefe del Estado Vaticano se presenta en el Capitolio ante el pleno del Congreso de los Estados Unidos.  A decir verdad, no estaba en mis planes sentarme frente a la televisión a verlo, sino tal vez escucharlo de fondo mientras pintaba unos cuadros que tengo a medias.  Sin embargo, qué bueno que me quedé frente al televisor.  Confieso que la emoción a punto de aguarme los ojos fue desde el mismo momento que el ujier (portero del tribunal, sergeant in arms) hizo el anuncio de la llegada del Papa a la Sala del Congreso:

“Mr. Speaker, the Pope of the Holy See”, fueron las palabras que anunciaron la entrada de Francisco y provocaron una erupción en aplausos de todos los presentes.  No me pregunten por qué….inmediatamente me emocioné.  Su caminar pausado, incluso un poco desbalanceado.  Su mirada serena y acogedora.  Su sonrisa humilde, genuina.  Qué lindo Francisco!  Cuánta coherencia entre sus palabras, sus acciones y todo lo que proyecta.

Inmediatamente inició su discurso, siempre cargado de una humildad que vuelve a sorprender, de un tono conciliador y respetuoso, totalmente despojado de altanería o ego, me di cuenta que tendría que prestar mucha atención si quería entender.  Su esfuerzo notorio por comunicarse en inglés ante su audiencia, implicaba un acento tan marcado que me resultaba muy difícil seguirle la idea, hasta el punto de cambiar canales para escuchar la traducción al español.

Un discurso totalmente nutrido de inteligencia, humildad, solidaridad, sabiduría. Un discurso cargado de VALORES y no de política. Un discurso, si bien muy ‘políticamente correcto’, con un mensaje que toca muchos puntos neurálgicos de actualidad, que le llega al corazón abierto a todos, independientemente de preferencia política, procedencia, estilo de vida, etc. Palabras incluyentes que acogen a todos, mientras enseñan y llaman a reflexión a todos. A todos, no sólo congresistas, no sólo estadounidenses, a todos nosotros.

Y diría que desde el inicio se perfiló como un discurso totalmente incluyente, desvinculado de intereses en posturas contrapuestas.  Un discurso que en todo momento respetó a todos y se identificó con todos y que inició con “Les agradezco la invitación que me han hecho a que les dirija la palabra en esta sesión conjunta del Congreso en “la tierra de los libres y en la patria de los valientes”“, con lo que arrancó aplausos de pie de todos los presentes.

Francisco tocó el tema de los inmigrantes de una forma magistral y totalmente apegada a la doctrina social de la Iglesia, pero también apegada a la identidad de los Estados Unidos y de todo el continente americano:  en nuestro continente todos somos inmigrantes o descendientes de inmigrantes, con excepción de los indígenas.  Gran verdad!  Diría que el punto clave de este tema fue su alusión a la regla de oro:  “Traten a los demás como les gustaría ser tratados”.  Ni más ni menos.  Si queremos pasión y compasión, así hemos de tratar a los demás.  Los dominicanos tenemos temas vigentes en este aspecto, así como muchas otras naciones hoy en día.  Día tras día hombres y mujeres cruzan fronteras buscando un mejor porvenir para ellos y los suyos, “y no es eso lo que queremos para nuestros hijos?”

Otros aspectos importantes fueron tratados por el Papa en un discurso muy bien hilado y construido sobre el recuerdo y reconocimiento a cuatro grandes americanos: “Tres hijos y una hija de esta tierra, cuatro personas, cuatro sueños: Abraham Lincoln, la libertad; Martin Luther King, una libertad que se vive en la pluralidad y la no exclusión; Dorothy Day, la justicia social y los derechos de las personas; y Thomas Merton, la capacidad de diálogo y la apertura a Dios.” Francisco habló de la pena de muerte (y el aborto?), del tráfico de armas, de la familia y su vital importancia en la sociedad, de la juventud, de la vejez y su sabiduría,  sobre este hogar que es de todos: nuestro planeta tierra.

Reitero que me encantó haber sido testigo de sus palabras.  Pido al Señor nos regale a Francisco por muchos años y que siga con sus gestos, sus acciones, sus palabras y su ejemplo, transformando nuestros corazones y llamándonos a la reflexion.

Si no pudiste verlo o si quieres volverlo a ver, aquí te dejo el enlace de texto y video del histórico discurso del Papa Francisco ante el Congreso de Estados Unidos.