Tus problemas pueden ser oportunidades

manhattansummer

 

Hola!  Hace un tiempo que no escribo y de repente ya estamos en el 2016!  Este blog inició en el 2008, así que en cualquier momento debería revisar todo el contenido de esos primeros meses y evaluar dónde me encuentro hoy en esos temas.  Sería una aventura intesante, no?  A ver si lo hacemos juntos!

Hoy me he sentido llena de ideas sobre las cuáles conversar.  Tengo deseos de compartir varias informaciones que me han ayudado mucho, me inspiran o, en sentido general, me hacen crecer.

La primera de ellas es sobre un contenido que ofrece a partir de hoy Ismael Cala junto a John Maxwell, en un programa titulado ‘Convirtiendo obstáculos en oportunidades‘.  Hace un rato disfruté de una hora de programa junto a ellos haciendo la presentación del contenido completo y me he quedado con una idea muy interesante….y como mujer de FE, me parece aún más interesante!

El Sr. Maxwell, quien también se declara hombre de fe, dice que hay algo que tienen en común TODOS los milagros.  Es decir, que desde los tiempos bíblicos hasta la fecha, todos los milagros documentados, los que hemos escuchado, aquellos de los que hemos sido testigos y aquellos de los que hemos sido protagonistas (aún cuando tal vez todavía no seamos capaces de reconocerlo), han tenido un factor común.  En todos los casos, ha habido un PROBLEMA.

Uhm…..tiene razón.  Si no hay problema no hay milagro! Cada milagro empieza con un problema.  Así que, si tienes un problema, eres candidato para obtener un milagro!!  Fíjate bien, porque esta perspectiva no es la que has escuchado siempre:  Si tienes un ‘problema’ (y quién no los tiene?), estás a la puerta de un MILAGRO!

Seas una persona de fe o no, creo que estaremos de acuerdo en que cada vez que alguien ha llamado ‘milagro’ a cualquier evento o circunstancia o ‘solución’, ha habido previamente un problema que requería solución.  Sí?  Estamos juntos en esto?

Pues, sea cual sea tu definición de ‘milagro’, sea cual sea tu perspectiva de la procedencia y razón de ser de los milagros, lo importante que debe quedar en este mensaje es lo siguiente:  si tienes un problema, eres candidato para recibir un milagro. Es decir, si tienes un problema, estás en la lotería para encontrar una solución.

Y así es como funcionan las OPORTUNIDADES.  Con un cambio de actitud, de perspectiva.  Con la correcta apreciación de los problemas y los errores como situaciones a solucionar.  En cada problema yace la semilla de una oportunidad.  Desde el punto de vista de una mujer de fe:  en cada problema hay envuelta una bendición.

Sólo hace falta tener la mentalidad adecuada para encontrarla!

La próxima vez que estés meditando sobre tu ‘problema’, cambia el cassette y piensa mejor en ese milagro que está por ocurrir.  En lugar de preguntar ‘por qué’ tienes un problema, ponte manos a la obra en busca de esa oportunidad escondida y pregunta mejor ‘para qué?’.

Otra forma de verlo? Conoces el cuento de ‘la vaquita‘?

Bendiciones!